Acuse de Recibo


Acabo de leer, como una lección muy grata y estimulante, el último libro de

Paola Vecchi Galli, Padri. Petrarca e Boccaccio nella poesia del Trecento, Roma-Padua: Editrice Antenore, 2012.

La síntesis en la pestaña de cubierta es tan apropiada que no merece otros rodeos. La copio aquí:

“Non è esagerato affermare che Petrarca e Boccaccio siano stati, ciascuno a modo proprio, i padri della poesia italiana del Trecento: l’uno creando un modello destinato a durare nei secoli, l’altro definendo un paradigma storiografico -le Tre Corone fiorentine- che vige tuttora. Entrambi si misurano con Dante, il padre di tutti i poeti: ma con un attegiamento diverso, sminuendone la portata o al contrario valorizzandone il ruolo paterno. Ancor più di Petrarca, Boccaccio è a sua volta il padre dei rimatori del ‘secolo senza poesia’, a cui tramanda quasi in presa diretta l’esperienza artigianale e sperimentale, piena di echi della lezione dei padri: come un’aria di famiglia che, fra Tre e Quattrocento, diventa l’impronta genetica della poesia italiana.”

En una tirada solo para enterados y apasionados (300 ejemplares) emergen de nuevo dos obritas populares bien conocidas de los especialistas, pero que conviene revisar desde las perspectivas ricas que las introducciones respectivas de Pedro Ruiz y de Víctor Infantes ofrecen: son las Cartas y coplas para requerir nuevos amores y el cuento de Cómo un rústico labrador astucioso con consejo de su mujer engañó a unos mercaderes. Vale la pena la empresa por lo que significan para nuestra historia literaria mínima y por el solaz que proporcionan.

Pedro Ruiz & Víctor Infantes, Dos obras de la primera literatura áurea (c. 1515). Cartas y coplas para requerir nuevos amores. Cómo un rústico labrador astucioso con consejo de su mujer engañó a unos mercaderes, Madrid: Turpin Editores [Los Libros de Sansueña, 3], 2012.

Joaquín Rubio Tovar, Se murió de Mozart, Jaén: Universidad de Jaén, 2011 [ISBN 978-84-8439-577-5]

Después de un libro de cuentos de título pasmoso, El dolor de las cosas (2004) y de dos novelas de intriga, El sueño de los espejos (2008) y Alguien envenena a los pájaros (2011), Joaquín Rubio Tovar, vuelve a deleitarnos con la narrativa breve en Se murió de Mozart, rúbrica de uno de los más breves cuentos de una colección que ha de considerarse ya la penúltima, pues se teje ya otra en su telar. Los cuentos reunidos en este libro son bien reconocibles en la trayectoria narrativa de Joaquín Rubio: la sorpresa de lo cotidiano y el operar mágico de las cosas, el interés por la recuperación del tiempo real de la vida (o de la muerte) frente a los presentes falsificados en los que vive el hombre-mercancía de la modernidad, la desconfianza hacia las instituciones y jerarquías (en especial las académicas) y la búsqueda de una sabiduría alternativa que se encuentra muy a menudo en los marginales y los nuevos ascetas. También, la fina sensibilidad, el talento para lo afectivo y el humor negro, incluso crudo, como rasgo de una tradición hispánica varias veces secular. El estilo es desenvuelto, directo, tempestuoso a veces y rebelde a la filigrana. Se murió de Mozart es un conjunto de relatos, por otra parte, muy afín a nuestros tiempos, donde el lector que busque la presencia de algún tipo de espíritu (sin necesidad de creencias) encontrará un punto de apoyo, el hombro de un amigo, y una serie de problemas bien reconocibles a los que algún día habrá que poner en nuestras agendas para suspender todo lo demás, que sin duda es accesorio.

Francesco Petrarca, Canzoniere, a cura di Paola Vecchi Galli, Milán: Biblioteca Universale Rizzoli, 2012.

Enero de este año se ha estrenado con una nueva edición del Canzoniere de Petrarca (o Rerum vulgarium fragmenta, para espíritus más puntillosos). La colección “autorizada” de poemas de Petrarca contiene por sí misma una historia literaria propia y una larga y compleja historia editorial y bibliográfica. La mayor parte del público culto y de los especialistas académicos ha leído o ha trabajado, de una manera u otra, mayoritariamente, con el texto crítico preparado por el gran Gianfranco Contini. Los devotos de Leopardi, sin embargo, han buscado textos, desde el primero de 1826 en adelante, donde acompañarse de las anotaciones del poeta de Recanati. Otros hemos preferido, aunque con invariable infidelidad, estudiar a Petrarca en la edición (cada vez más rara) de Giovanni Mèstica. Para una tarde otoñal y dada a las evocaciones, las Rime sparse de Chiòrboli proporcionarán esa sensación de temps jadis que en ocasiones resulta agradable… En fin, el libro que ahora edita una de las más notables especialistas petrarquescas, Paola Vecchi Galli, responde a esa lunga storia y se inicia con un lema muy apropiado, “questo bel varïar fu la radice”…

El libro, como todos los de la colección de “Classici Italiani” de BUR, se presenta en el formato modesto que todos los aficionados a la literatura italiana conocen, y con el precio también, más que a la mano, por un tomo lleno de ciencia, de poesía y de páginas (1269 págs.): apenas cuesta 12€. Nada que ver, en ese sentido, con una experiencia suntuosa. Y, sin embargo, su lectura nos reconcilia como pocas con el Petrarca poeta y con todo aquello que el lector iniciado desea saber.

Los conocimientos oceánicos de Paola Vecchi a propósito de Petrarca y su época se ponen al alcance del lector de manera clara, meridiana, pero sin perder un ápice de exactitud ni de actualidad. La Vecchi conoce todo y lo sitúa todo en su lugar. Sin duda ha martirizado a los editores para incluir la bibliografía más necesaria de la última fecha y  hasta el último día. La agilidad con que sitúa la historia del texto y sus ediciones será en adelante punto de referencia como síntesis digerible y exacta de montañas de datos acumulados durante siglos. La edición del texto, que sigue criterios perfectamente razonables, presenta cada poema dejándolo respirar, y lo comenta con agudeza y desenvoltura, sin oscurecer su contenido innecesariamente. Es una edición necesaria en cualquier biblioteca y muy oportuna, que se lee con tanto gusto como provecho.

Maria Gioia Tavoni & Paolo Tinti, Pascoli e gli editori, Bologna: Pàtron Editore [Collana Rivista Pascoliana, 7], 2012.

Una monografía esencial para comprender y repensar la figura (poco conocida en España) del Pascoli poeta y del Pascoli académico a través de sus relaciones culturales y comerciales con algunos de los impresores más relevantes de la Italia de sus días. Una historia de libros, contratos, acuerdos y desacuerdos, pequeños triunfos y grandes dificultades… En definitiva, una historia apasionante, confeccionada a partir de documentos inéditos y que nos muestra las fibras íntimas del orden cultural italiano entre Ottocento y Novecento desde sus tripas editoriales, desde dentro.

Sommario

Un «difficile arringo» di Andrea Battistini – Premessa – Nota al testo – Cap. 1. Quasi da pari a pari: editore e poeta a confronto – Cap. 2. Progetti mai realizzati – Cap. 3. Da lettere e da paratesti, novità editoriali nelle antologie di Pascoli – Cap. 4. Occasioni da afferrare – Cap. 5. Pascoli tradotto – Cap. 6. L’intermediazione necessaria fra «agenti», illustratori e Mariù – Indice dei nomi – Indice delle opere di Pascoli citate.

Si racconta qui per la prima volta la complessa vicenda che legò Pascoli, professore e grande poeta vissuto fra Otto e Novecento, ai suoi editori. Sullo sfondo di un Paese avviato al nuovo corso unitario, Pascoli intrattenne rapporti intensi, talvolta burrascosi, con molti esponenti dei mestieri del libro. Si trovò di fronte editori ma anche librai, tipografi, illustratori, traduttori, «agenti» editoriali e altri intermediari fra la scrittura e la sua diffusione pubblica, tanto in Italia quanto in Europa e oltre. È l’autore che dapprima tenta di inserirsi timidamente nell’editoria del tempo, con lo scopo di guadagnare denaro, necessario a far fronte alle molte difficoltà della sua vita. Tortuoso è il cammino pascoliano, che di casa in casa editrice, dalla livornese di Raffaello Giusti, editore delle prime Myricae (1891) e delle fortunate antologie latine (Lyra ed Epos), passa per il fiorentino Enrico Bemporad, per il messinese Vincenzo Muglia (editore dei Pensieri e discorsi, dove comparve il Fanciullino), sino a giungere a Remo Sandron, referente per le antologie per la scuola italiana, uscite tra il 1900 e il 1901 ed infine a Cesare Zanichelli, che dal 1903 acquisì i diritti per la maggior parte delle opere. Pascoli diviene autore affermato proprio alle soglie di quel Novecento che lo vide sfidare molti editori in ciò che egli stesso definì un «difficile arringo». A tutti egli promise opere mai pubblicate. Via via pretese un ruolo sempre più rilevante nelle clausole dei contratti editoriali, sinora rimasti inediti. Lettere e contratti rivelano infatti i compensi percepiti dall’autore e, soprattutto, le tirature. Dopo la morte del poeta, nel 1912, fu Maria, presenza costante nelle questioni editoriali del fratello, ad amministrare gli affari con Zanichelli, fino agli anni trenta quando, per ragioni di convenienza economica, i diritti furono ceduti a Mondadori.

Epistolario. Américo Castro y Marcel Bataillon (1923-1972), edición de Simona Munari, introducción de Francisco José Martín, prólogos de Claude Gilles Bataillon y José Lladó y Diego Gracia, Madrid: Biblioteca Nueva – Fundación Xavier Zubiri, 2012.

Debemos al trabajo paciente de Simona Munari la edición de 164 cartas cruzadas entre dos gigantes de la filología y la historia hispánica, Américo Castro y Marcel Bataillon. Son más las que se escribieron, que no se han conservado (en esto era menos cuidadoso Castro que su querido corresponsal) o que quedan en los archivos para su futura indagación y difusión. Son todas ellas testimonio de una amistad personal e intelectual admirable, en la que la diferencia (no tan ocasional) de criterios científicos nunca quebró la confianza entre ambos maestros. Por la correspondencia transitan varias décadas de glorias y miserias de Europa y de más allá del Atlántico. El periodo que atañe desde los preliminares de la Guerra Civil hasta la posguerra de la II Guerra Mundial, por ejemplo, es iluminador, pues muestra cómo Castro y Bataillon superaron las precariedades materiales y morales de esos años difíciles a través del trabajo, pero sin olvidar tampoco, en la medida que les era posible, el compromiso con los conceptos más básicos de la paz y la libertad. A través de las cartas se evidencia la integridad democrática de Castro y Bataillon, así como la inteligencia y perspicacia que les permitió pronosticar el calamitoso futuro al que luego ambos se enfrentaron, el triunfo de los totalitarismos en Europa y sus consecuencias. Pero esto, con ser bastante, es solo una porción de lo mucho que es dado aprender e intuir en la lectura por extenso de esta apasionante correspondencia. Gracias a Simona Munari por haberla recuperado para todos.

Un pequeño tirón de orejas para la editorial: ¡esos márgenes estrechísimos en los que se recogen los textos! Un poco más de dignidad en la impaginación de estas nobles letras quizás no hubiera costado tanto más, y habría redoblado el tributo necesario que ya supone, de por sí, esta edición.

H. Salvador Martínez, Berenguela la Grande y su época (1180-1246), Madrid: Polifemo, 2012

“Esta biografía ofrece una visión sorprendente de la sociedad peninsular del siglo XIII. Berenguela tuvo la suerte de nacer y vivir en la gran encrucijada de la historia peninsular de la Edad Media: el periodo central del siglo en el que se formaron los grandes centros del poder cristiano, desapareció casi completamente el enemigo musulmán que durante cinco siglos había sido la pesadilla de la Cristiandad y se produjo en toda Europa un renacimiento artístico y cultural como no se conocía desde la caída del Imperio romano. El renacimiento del siglo XII tendrá en la Península un desarrollo posterior que alcanzará su máxima expresión con el surgimiento del humanismo vernáculo, representado por la obra de su nieto predilecto, Alfonso X.La figura de Berenguela atrae como un imán a quien se acerca porque, en una época dominada por la fuerza y la violencia de la guerra, consiguió unir Castilla y León y apaciguar los enfrentamientos con Navarra, Portugal y Aragón mediante pactos y negociaciones diplomáticas, sin derramamiento de sangre.Una de las mayores aportaciones de esta biografía al conocimiento de Berenguela es el estudio del poder personal que poseyó, primero, como regente del reino de Castilla, y después, como correinante con su hijo Fernando III. Cuando se habla de poder femenino, obviamente no se refiere al manejo de las armas, ni a las violentas tácticas empleadas -por ejemplo- por doña Urraca para controlar a la nobleza, sino a otro tipo de poder, consistente en una extraordinaria habilidad personal, compuesta por inteligencia, agudeza, tacto, perspicacia y sobre todo prudencia, virtudes racionales que adornaron a Berenguela, no solo en su comportamiento personal (curialitas), sino también en la negociación de complicados acuerdos y treguas, en la gestión de las propiedades familiares y, sobre todo, en el gobierno y organización del Estado.Si la biografía de Alfonso X el Sabio, aparecida en esta misma colección hace algunos años, recibió el elogio de la crítica y mereció el Premio Internacional al mejor ensayo sobre Lengua, Literatura y Estudios Culturales de la prestigiosa revista La Corónica, la que ahora presenta sobre Berenguela la Grande muestra las mismas virtudes y representa un exhaustivo intento de recuperación de una de las figuras más atractivas de la Edad Media peninsular”.

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores