Parodia y debate metaliterarios en la Edad Media, ed. Mercedes Brea, Esther Corral Díaz y Miguel A. Pousada Cruz, Alessandria, Edizioni dell’Orso [Medioevo Ispanico, 5], 2013.

Con un año largo de retraso (mea culpa, el libro apareció en diciembre de 2013) comienzo la lectura de Parodia y debate, que trata de uno de mis temas favoritos. El volumen compila los trabajos de una treintena de estudiosos en torno a un conjunto de textos y problemas de carácter genérico y temático que recorren la poesía de toda la Romania, incluyendo la vertiente latina. Como Ángel Gómez Moreno me tiene viciado en los últimos tiempos con sus atractivos y singulares estudios de botánica literaria, la fotografía de la cubierta del libro me llamó de inmediato la atención. Resulta atípica en la ilustración de un libro dedicado a la literatura medieval, donde prima la reproducción de imágenes de códices y otras drôleries: muestra la flor del pino y ha sido tomada por Mercedes Brea. Una vez que se ingresa en el volumen resulta evidente que la hermosa ilustración casa a las mil maravillas con el estudio de Vicenç Beltran , “Ay flores do verde pino”, lo que inevitablemente me ha llevado a saltarme el orden de los capítulos y empezar por este florecimiento tan representativo de la lírica románica. Dada la amplitud de los temas tratados y de los enfoques propuestos cada cual encontrará aquí su placer.

Reproduzco a continuación el texto de presentación de la cuarta de cubiertas:

“Este volumen nace con la voluntad de tratar conjuntamente la parodia y el debate metaliterarios, no porque parodia y debate deban ir necesariamente asociados, sino porque la parodia supone en muchas ocasiones una dosis notable de debate con los modelos circundantes, y el debate puede contener una finalidad paródica. Y, en cualquier caso, ambas modalidades (y su puesta en escena concreta en cada tradición) contribuyen a poner de manifiesto el carácter grupal de la actividad literaria, a la vez que proporcionan datos relevantes para conocer mejor los contactos entre autores diversos, contribuyendo, en ocasiones, a ubicar personajes para los que escasean las noticias documentales. Ellos explica que las contribuciones aquí recogidas presten atención sea a aquellos textos medievales en los que un autor hace burla de otro(s) o de tópicos propios de un género literario (o del propio acto de escribir), sea a los debates en los que el objeto sobre el que se discute está directamente relacionado con la actividad literaria, como reflexión seria, como simple juego de entretenimiento o con intenciones claramente satíricas.”

Flor del Pino