Joaquín Rubio Tovar, Literatura, historia y traducción, Madrid: Ediciones de La Discreta [Bártulos, 11], 2013.

Esta es una obra de carácter monumental (casi 700 páginas) y, como la mayoría de los monumentos, acicalada por los estratos del tiempo. Es un libro que recopila años de enseñanza y de investigaciones, lo que le confiere un carácter sin duda homogéneo y metódico, pero al mismo tiempo salpimentado por una varia lectio que, al estilo de los episodios de los viejos y nobles romanistas, conduce al lector por vericuetos nuevos e inesperados, aquellos que son más del gusto del autor y que, como más vividos, cobran así un interés inusitado cuando encuentran una mente afín. Así, por ejemplo, fuera del campo especializado de la Edad Media y el Renacimiento que Joaquín Rubio domina con tanta soltura, los capítulos 5 y 6 dedicados, respectivamente, a las Elegías de Duino de Rainer Maria Rilke y a la música y la traducción a propósito del Lied romántico. Ellos responden a los placeres más acendrados del autor del libro y al modelo glorioso de la romanística en que la formación del estudioso en la lengua alemana se daba por supuesta, pero que  hoy resulta más bien poco habitual. En este festín de Babel teoría y práctica caminan siempre de la mano. De ese modo, las cuestiones más difíciles se resuelven por demostración (se esté de acuerdo o no con cada punto concreto), en una prosa accesible y amena que invita y no disuade (las notas aparecen desplazadas al final, por ejemplo). La utilidad del libro se completa con una amplia bibliografía e índices onomástico y de materias que facilitan la navegación. Este libro se une, por fin, a otro que le sirve de complemento y que conviene no olvidar, La vieja Diosa. De la Filología a la Posmodernidad, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2004.

+Información