Pere Torroella, Obra completa, ed. crítica Francisco Rodríguez Risquete, Barcelona: Barcino [Els Nostres Clàssics], 2011, 2 vols.

F. Rodríguez Risquete: “El camino desbrozado por Pere Torroella, la fórmula que conjugaba a March y Petrarca, la que él declinó por primera vez y mostró en la corte aragonesa, fue la que se impuso en la península: es la fórmula que, muy mejorada pero en esencia idéntica, cristaliza en Romeu Llull, pasa por las manos de Juan Boscán y madura en Garcilaso de la Vega, Gutierre de Cetina, Fernando de Herrera y Francisco de Quevedo. Todos estos poetas comprendieron, como por vez primera había enseñado Torroella allá en el siglo xv, un principio que muchos especialistas en poesía hispánica ignoran: que la renovación bien entendida pasaba por la conjunción de un modelo foráneo (Petrarca) y un modelo autóctono (March), y que esta semilla, antes de fructificar y ramificarse con vigor, fue cosechada en la Corona de Aragón por unos poetas a los que no leemos pero que, lo queramos o no, acabaron triunfando silenciosamente.”

Presentación Torroella PDF