La RAE muestra excelente tino y criterio al proponer y elegir al Maestro Juan Gil (Catedrático de Filología Latina, Universidad de Sevilla), como nuevo miembro de la Docta Casa. Ocupará el sillón “e”, vacante por la muerte de Miguel Delibes.

Juan Gil, tan sabio como humano (humanísimo, pues), no solo destaca por su extensa obra de primera calidad, sino por haber sabido formar en torno a sí a investigadores de altura científica y calidad personal contrastada más allá de toda duda razonable. Lejos de la imagen tópica del catedrático de latín especializado en sacras minucias, Juan Gil ha laborado con éxito en numerosos campos y épocas, históricas y literarias, como muestra su atractivo currículo. Posee además una de las prosas más claras, amenas  y elegantes de las  humanidades españolas.

Ver noticia en RTVEElMundo.es ; RitmosXXI ; DiariodeSevilla