Friedrich Hölderlin (1770-1843) fue un entusiasta de la poesía homérica y de la Antigüedad en general. Sus ideas tuvieron una poderosa influencia tanto en su época como en artistas y filósofos (Nietzsche o Heidegger, por ejemplo) posteriores. He aquí una reflexión sobre la figura de Aquiles:

“Me alegra que hayas hablado de Aquiles. Es mi favorito entre los héroes, tan fuerte y delicado, la flor más lograda y efímera del mundo de los héroes, ‘nacido para breve tiempo’ según Homero, precisamente por ser tan hermoso. Casi quisiera pensar que el poeta antiguo lo deja aparecer tan poco en acción, y deja que los otros hagan ruido en tanto que su héroe permanece en la tienda, con el fin de profanarlo lo menos posible en medio del tumulto ante Troya. De Ulises podía el poeta contar bastantes cosas. Éste es un saco lleno de calderilla, en el cual hay mucho que contar; con el oro se acaba mucho antes”. [Traducción de Felipe Martínez Marzoa, Madrid: Hiperión, 1976]