“… y, revolviéndose furioso / hacia arriba, se lanzó contra Aquiles, / borbotando con espuma y también / con sangre y con cadáveres; y en alto se erguía la ola…” (Ilíada XXI, vv.  323-327; traducción de Antonio López Eire).

Pilar Vega Pérez e Israel Roncero Villarón, formados en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca, interpretan la lucha entre Aquiles y Escamandro desde dos perspectivas radicalemente distintas pero complementarias (expresionismo abstracto y manga), ejemplo de la multitud de transformaciones e interpretaciones posibles de los textos homéricos.

Pilar Vega Pérez, Aquiles vs Escamandro (expresionismo abstracto, óleo y acrílico sobre tabla, 100×80)

 

pilar-vega-aquiles-vs-escamandro-expresionismo-abstracto.jpg

 

Pilar Vega sobre su obra: “Me adentro en la tensión del momento. Más que una representación de lo sucedido, mi  interpretación se basa en las emociones que fluyen en torno a los dos personajes. La tensión y fuerza con que los protagonistas afrontan la batalla, el magnífico Aquiles, convencido de su poderío, y el río Escamandro, con toda su potencia […]. Los colores son los protagonistas de mi obra, chillones, fauvistas, que se introducen en la mente del espectador taladrando su cerebro y negándole todo sentimiento de paz interior. […] El color negro representa la fuerza física de Aquiles. Negra es su personalidad por la ira que lo domina, su huella en la humanidad será una mancha negra, imborrable. El río Escamandro, una fuerza natural (…) arremete con toda su potencia contra Aquiles. Agua azul, cristalina, clara, pacífica a simple vista, pero temible si se la alborota. […] Roja sangre de vidas inocentes que caen a los pies de Aquiles sin haber tenido ocasión de defenderse. Todo chorrea sangre, todo es muerte, destrucción, la sangre es la reina cromática de la escena. La tensión del momento es insostenible y los combatientes descargan toda su fuerza contra su oponente. Éste es el momento que mi obra representa…, como dos extremos de una espiral, las dos fuerzas están en el clímax de su bravura […]. La abstracción es la reina de la obra, el gesto que nos transmite esa lucha, la contienda entre los tres colores en su máxima potencia, que se apoderan del lienzo”.

Israel Roncero Villarón, Aquiles vs Escamandro (manga, óleo sobre tabla, 100×80)

 

isarael-roncero-aquiles-vs-escamandro-manga.jpg

Israel Roncero sobre su obra: “El dios [Escamandro] es representado con una estatura superior a la del héroe, para señalar su rango y darle un aire imponente e inquietante que, por otro lado, es acentuado con su mirada sobrenatural, su piel azulada, su cabello mojado que le cae sobre el rostro, sus ropajes. El dios se inclina sobre el hombre, que se echa hacia atrás intimidado y sorprendido, creando una composición tensa que crea un vacío intranquilo entre los dos. Esta tensión se acentúa por la lanza que conecta las dos figuras y dinamiza la composición. El cielo, por su parte, es un reflejo simbólico, un recurso romántico por el cual se representa la proximidad del enfrentamiento con unas nubes tormentosas que sólo permiten ver el cielo azul sobre la cabeza de Aquiles, una metáfora de la gloria del héroe. El canon alargado y la estilización de las figuras, así como el predominio del dibujo sobre lo pictórico son reflejo de las nuevas corrientes del manga, en concreto de las C.L.A.M.P.”