Lázaro de Tormes, su texto, fue rico en descendencia. Sus primeros lectores (y oyentes) no tardaron en reclamar más aventuras en torno a Lázaro y, así, aparecen enseguida una segunda parte de su vida, anónima, y otra más, de Juan de Luna, por no hablar del arrastre que la figura del mozo de tantos amos supuso para lo que ha dado en llamarse la novela picaresca. El Lazarillo ha sido versionado en multitud de formatos, entre ellos (el más abundante) el teatro, pero también el cómic o el cuento para niños. Pero quizás las adaptaciones más difundidas del Lazarillo han sido las cinematográficas.

El 16 de noviembre de 1959 se estrenaba en Madrid, en el Cine Callao, El Lazarillo de Tormes, dirigido por César Fernández Ardavín (114 minutos), una co-producción hispano-italiana (Hesperia Films-Vertix Films) que logró en 1960 el Oso de Oro del Festival de Berlín. Marco Poletti interpretó a Lázaro de Tormes, Carlos Casaravilla al ciego y, entre otros actores de talento, formó parte del elenco el gran Juanjo Menéndez. La fotografía, en blanco y negro, fue obra de Manuel Berenguer, con decorados de Eduardo Torre de la Fuente, la música de Salvador Ruiz de Luna y el montaje de Magdalena Pulido.

Esta película es ya sólo accesible en filmotecas y algunos distribuidores especializados. Sin embargo, el Lázaro de Tormes (2000, 120 minutos) que dirigieron Fernando Fernán Gómez y José Luis García Sánchez, distribuido por Lola Films y con producción de Andrés Vicente Gómez, es todavía fácil de encontrar. El guión es tan bueno como de Fernando Fernán Gómez, la fotografía de Javier Salmones y la música, estupenda, del varias veces premiado Roque de Baños, con el que he tenido la oportunidad y el placer de compartir partituras musicales en el pueblo natal de ambos (Jumilla, Murcia). El reparto de la película es de calidad excepcional. Rafael Álvarez, “El Brujo”, interpreta magistralmente a Lázaro. El ciego es nada menos que Francisco Rabal, el Arcipreste el divertido Karra Elejalde… El desfile de actores-personajes deslumbra: Beatriz Rico, Manuel Alexandre, Francisco Algora, Juan Luis Galiardo, Agustín González, Emilio Laguna, Jósé Lifante, Manuel Lozano o Álvaro de Luna.

lazaro-2000.jpg