Se recomienda visitar la sección Perfiles Profesionales para Filología Románica del buscador Yahoo! Empleo. En particular, los párrafos dedicados a Salidas profesionales y Funciones y sectores, que se copian a continuación:

Salidas Profesionales

Es difícil matizar la situación actual del empleo en cada una de las filologías ya que, normalmente, cuando se habla de paro o de situación laboral, se hace genéricamente del conjunto de las filologías. Aparentemente, las mejores perspectivas no dependen sólo de la carrera sino del perfil del estudiante. En principio, parece que las filologías autonómicas, es decir, catalana, gallega y vasca, junto con la inglesa y la alemana, se llevan la mejor parte, aunque esto no quiere decir que tengan facilidad para encontrar trabajo, sino que sus posibilidades son mayores.

En cualquier caso, los estudios de Filología tienen pocas salidas. El paro crece y los titulados tienen que dedicarse a trabajos que no están relacionados con los estudios que han cursado. La docencia, la salida tradicional que empleaba a la mayor parte de los titulados, está paralizada. Cada vez se demandan menos profesores y, consecuentemente, menos filólogos. La otra gran salida, la Administración Pública, no tiene presupuesto suficiente y no convoca oposiciones para dar trabajo a estos titulados.

Funciones y sectores

Funciones: Docencia, crítica literaria y textual, corrección de textos y empleos relacionados con el lenguaje del que es experto, corrector literario en editoriales, asesor en editoriales, traductor, documentalista, crítico literario y textual, filólogo, lingüista, gramático, redactor o colaborador en periódicos, producción literaria, investigación en archivos y bibliotecas, bibliotecario, documentalista. Las ocupaciones más frecuentes son la docencia y la Administración Pública.

Sectores: Centros de enseñanza; centros de traducción e interpretación; editoriales; medios de comunicación, principalmente escritos, aunque también radio y televisión; academias privadas de idiomas; fundaciones culturales; bibliotecas; servicios de publicaciones; centros de educación permanente; centros de educación de adultos.

En futuros capítulos se ofrecerá información acerca de cada uno de estos sectores que podríamos denominar covencionales: Centros, Instituciones, Empresas, CV, etc. Pero ahora sería muy interesante que propusieras adiciones a la lista anterior que, como se habrá observado, es limitada y poco imaginativa. Si el ‘mercado’ español, y a menudo el europeo, no ofrecen otras alternativas, ¿por qué no crearlas? Téngase en cuenta que el mercado, en términos macroeconómicos, no entiende de ideas, sueños, aspiraciones, personas… La intervención de un humanista en el mercado debiera ser independiente, al tiempo que encaminada a provocar un cambio de actitud entre aquellos que se atienen a la oferta y la demanda, y ello en orden a un beneficio social y cultural. ¿Utopía o posibilidad real de actuación?