En un texto breve, de carácter divulgativo, titulado “Sobre algunas funciones de la literatura”, Umberto Eco plantea la siguiente reflexión:

“Las obras literarias nos invitan a la libertad de la interpretación, porque nos proponen un discurso con muchos niveles de lectura y nos ponen ante las ambigüedades del lenguaje y de la vida. Pero, para poder jugar a ese juego, por el cual cada generación lee las obras literarias de manera distinta, hay que estar movidos por un profundo respeto hacia (…) la intención del texto”.

Razona, a ser posible con algún ejemplo concreto, acerca de los límites de la interpretación del texto literario.

dx2.jpg